UNA HERRAMIENTA DE LOS TRABAJADORES Y LOS CONSUMIDORES.

 

La energía como bien social y derecho humano no debe ser solo un slogan, sino parte de una política que debemos desarrollar los trabajadores para generar crecimiento y organización.

 

Esquema BEM

 

Ese crecimiento debe partir del debate y la disputa de derechos sobre las políticas públicas, en las cuales los trabajadores y los usuarios debemos intervenir.

La democratización de la economía energética y el control de los trabajadores sobre los bienes primarios para la generación eléctrica, y la intervención soberana en la distribución de esta, son parte del debate estratégico para la construcción de una política soberana y de independencia energética.

El suministro confiable y seguro de energía no es posible sin el empoderamiento de los usuarios sobre el conjunto del sistema y el control comunitario de las empresas generadoras y distribuidoras.

La autonomía y la independencia energética es posible solo interviniendo y participando directamente en todo el proceso de adquisición y distribución de energía, tanto en el sistema interconectado, como en la generación comunitaria, en donde los usuarios y los trabajadores pueden conocer lo que el Estado hace con los bienes energéticos primarios y secundarios.

El negocio de la importación y exportación de combustibles que las grandes empresas aprovechan no es compatible con un esquema estratégico de autonomía energética.

La deficiencia tecnología está directamente relacionada a la falta de control ciudadano sobre todo el sistema de generación y distribución, donde las empresas priorizan las ganancias por sobre la inversión para brindar un mejor servicio.

El rol del Estado en la protección de los usuarios debe garantizar un permanente suministro sin interrupciones. Este debe garantizar con un fuerte debate público la no volatilidad de los precios de la energía.

La diversificación y reconversión de tecnologías y fuentes energéticas de escaso impacto ambiental deben discutirse municipalmente, no solo debe diversificarse y descentralizarse la generación y distribución, sino debatir e incidir localmente sobre la problemática.

Balance Energético Municipal y Generación Comunitaria Energética

El Balance Energético Municipal y la Generación Comunitaria Energética son iniciativas desde los trabajadores organizados en el sindicato de base y la Federación de Trabajadores de la Energía, iniciativas que deben desarrollarse con los municipios y la comunidad.

Contempla: una revisión integral de todo el consumo energético en el municipio, sector por sector, quien consume, cuanto es la cantidad de potencia que utiliza semestralmente, en que lo hace y como beneficia al resto de la comunidad; de donde se sale la energía, si es generada localmente, si es del sistema interconectado, cuanto de bienes primarios locales en la generación local ocupa y cuanto compra de esos bienes a otros agentes; cuanto de esa energía se puede reconvertir con recursos tecnológicos y bienes primarios locales, cuanto de esa energía se puede ahorrar estatalmente y residencialmente; un estudio comunitario, estatal , y sindical con los trabajadores del sector sobre la posibilidad de una reconversión y generación paulatina de energía renovable , limpia y de escaso impacto contaminante , con materiales y tecnologías nacional con alto valor agregado y una fuerte apuesta a la generación y diversificación de nuevos puestos de trabajo.

 

 

Email Subscripcion

 

E: gensur.obs@gmail.com

W: gensur.org

Volver