A un año del terrible derrame de cianuro en la mina Veladero, explotado por la canadiense Barrick Gold, vuelve a suceder lo mismo. Con los mismos intentos de ocultamiento por parte de la empresa y la misma reacción popular para frenar el extractivismo en el país. 

“Lo que pasó es algo que ya había pasado el año pasado, es decir, volvemos a sufrir un derrame de solución cianurada”, le dijo a Prensa FeTERA Ramón Gómez Medero, el secretario Adjunto de la CTA – Autónoma de San Juan y de Gensur-FeTERA, que se encuentra en estos momento en la plaza frente a la Municipalidad. También denuncio represión ayer a la noche en la primera protesta contra la Barrick.

 

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, ordenó suspender la producción de la minera Barrick por el momento. Para “calmar las aguas”, dijo Medero.

“La situación es más grave porque ha habido más nieve que otros años y con la primavera va a empezar a transformarse en agua, por llamarlo de alguna manera, los componentes tóxicos”, explicó Medero.

“Esto sucede a un año del enorme derrame de 2015, que fueron millones de litros de agua cianurada, porque al final nunca supimos si fueron 2.000.000 de litros o 5.000.000 exactamente”, recuerda el secretario Adjunto de la CTA-A.

La empresa Barrick gold en 2015 primero intento ocultar el derrame de cianuro, luego dijo que habían sido pocos litros y luego fue admitiendo cada vez más hasta el día de hoy.

“Si no fuera por los trabajadores de Barrick Gold este derrame no se hubiera conocido. Y con la presión de la Asamblea de Jáchal la empresa tuvo que salir a decirlo”, relató Medero.

También dijo que “en estos momentos estamos frente a la Municipalidad de Jáchal en el acampe. Ayer a la noche, luego de conocerse el derrame, hubo una manifestación muy grande, vino la Gendarmería y hubo represión. El ambiente esta bastante tenso”.

Desde la asamblea y el pueblo de Jáchal están definiendo en estos momentos qué acciones realizar. Es probable que realicen en lo inmediato algunos cortes de ruta o movilizaciones, aunque “estamos discutiendo medidas más profundas para los próximos días. Por ahora es esto”, afirma Medero.

 

Medero explicó que el repetitivo derrame de cianuro por parte de la empresa Barrick Gold (la primera productora de oro del mundo) “es lo que nosotros llamamos acaparamiento energético. Es decir, es un acopio de energía generada con nuestros propios recueros y que trasciende la disponibilidad de las poblaciones”. Es decir, “lo que están haciendo es un robo energético para usufructo de ellos nada más, con el agravante de que el modelo de producción sirve para hacer daño”, explicó.

“Acá están violando nuestra soberanía energética al usufructuar de la manera que lo hacen a la nuestra energía y nuestros bienes comunes. Pero, además, están violando los tratados internacionales territoriales, como en el caso entre Argentina y Chile en la zona de la mina de Veladero que es el primer acuerdo binacional de límite geográfico del mundo,”, relató Gómez Medero.

“Estos hechos de derrame los venimos denunciando desde hace 15 años porque se terminan conociendo muchos de ellos. El hermetismo se ha roto a partir del derrame que no pudieron ocultar el año pasado, agravado por el otro caso a nivel de America Latina como lo que sucedió en octubre de 2015 en Brasil. Donde también hubo un importante derrame”, dijo.

“Ha habido un montón de eventos con las mineras en America Latina que han presionado para que salieran a la luz el desastre que se viene haciendo con el extractivismo en el continente, principalmente en Argentina”, finalizó Ramón Gómez Medero.

Fuente: Prensa Fetera (http://www.fetera.org.ar/)

Volver