Este trabajo, el que presentamos de manera sintetizada, intenta aproximar una mirada sobre la cuestión energética en Argentina, sin dejar de considerar los re-acomodamientos en la región ,que hacen de este te-ma un asunto de política internacional y que establecen una geopolítica de la energía que concatena todas las variantes ejercidas por los países centrales sobre nuestros bienes energéticos.


Todo el proceso de enajenación y apropiación por desposesión de los bienes energéticos, como también los minerales críticos y estratégicos, conforman una de las patas fundamentales en la aplicación del modelo de acumulación imperante en la región; la línea transversal del modelo, funda su enunciado y su practica en la construcción de un sistema de economía primarizada, donde los vectores de la maximización de ga-nancias pasa por la exportación de estos bienes naturales.
Pero lo puesto a consideración en este trabajo pasa, precisamente, por demostrar, que la estrategia de las empresas y el Estado, que diagraman un escenario solo para el beneficio de estas, no queda anclado solo en la primarización y la exportación de los bienes naturales prima-rios, sino también en el negocio de la economía de bienes energéticos en el sector dowstream y los derivados; es decir una maximización de las ganancias exportando e importando energía.
La liberalización del sector energético en Argentina se remonta a la dé-cada del 90, con un impass de una década de variantes y de distintas medidas que desembocan en una política de retracción del sector, en cuanto del autoabastecimiento y la soberanía.
Desde Gensur esperamos sirva este trabajo para el debate y la cons-trucción de una mirada verdaderamente social y soberana de la energía en nuestro país y la región .

Volver