La Federação Única dos Petroleiros (FUP) de Brasil estuvo presente en el Encuentro Internacional “Crisis y Soberanía Energética. La energía como derecho del pueblo” que organizó el Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata de la FeTERA y la CTA Autónoma en el marco de su 73º aniversario.

 

Gerson Castellano, dirigente de la FUP brasilera, trajo al debate la preocupación de los trabajadores de ese país por el golpe a Dilma Rousseff y la reciente iniciativa de privatización de la energía en Brasil impulsada por el gobierno de Michel Temer. “El golpe a Dilma también fue un golpe por el petróleo”, dijo.

Castellano remarcó antes que nada que “Fora Temer, fue un golpe de Estado. Nosotros teníamos críticas al gobierno de Dilma, pero indudablemente era un gobierno legítimamente electo y el que nosotros entendíamos que con sus contradicciones atendía a los trabajadores”. Por el contrario, señaló que “el gobierno de Temer atiende a otro proyecto, que es el de las clases dominantes y es un ataque muy fuerte a los trabajadores y sus derechos adquiridos”.

Sobre la cuestión del Petróleo y del Presal, considerada como una de las áreas de mayor crecimiento y potencial energético en la región, Gerson Castellano expresó: “fue un golpe también por el petróleo, la iniciativa de Temer siempre fue con ese orientación. Esta semana vimos cómo el gobierno golpista elevó al congreso nacional un proyecto de ley de entregar las reservas del Presal para las empresas extranjeras”. “Nosotros vemos esto con mucha preocupación porque es el comienzo de un ataque a los trabajadores”, remarcó.

El dirigente brasilero dijo que también “quieren privatizar PETROBRAS por partes, de a poco, de manera que el pueblo de Brasil no se dé cuenta, y esa iniciativa comienza con la apertura a empresas extranjeras, en principio quitándole la exclusividad a la propia PETROBRAS”.

Castellano explicó que “en el mundo distintos países tuvieron que ser invadidos e introducidos en guerras feroces para apropiarse del petróleo, en Brasil no necesitaron de eso, simplemente necesitaron apoyar a un grupo político que a través de un golpe blando fue en busca de ese petróleo”.

“Incluso fue muy claro con el caso de Wikileaks donde quedó demostrado como José Serra, autor de este proyecto de ley para la privatización del Presal, tenía un compromiso con Chevron para entregar el Presal si era electo” y agegó que “finalmente lo consiguió sin ganar ninguna elección y a través del golpe”.

“En Brasil hay una campaña muy fuerte en contra PETROBRAS, donde hubo corrupción, hubo muchos problemas. Nosotros apoyamos que todos los que robaron deben ser investigados, juzgados y castigados, pero no se puede deslegitimar toda una empresa y todos los trabajadores por eso, es inaceptable”.

Fuente: Prensa FeTERA

Volver