El Gobierno nacional le está reconociendo a EDEMSA y otras distribuidoras derechos por la falta de actualización de tarifas. Eso podría afectar un reclamo en Mendoza que podrían pagar los usuarios. La empresa sigue en crisis por las deudas.

La empresa EDEMSA, principal distribuidora de electricidad de Mendoza, agudiza su crisis por las deudas y sigue en riesgo: solo al mayorista de la energía le debe más de 1300 millones de pesos. 

Pero apareció un "salvataje" inesperado: el proyecto de Presupuesto aprobado en la Cámara de Diputados incluye un artículo que podría licuar la deuda que tiene con la empresa estatal Cammesa, el mayorista de energía. La redacción de ese artículo le abre la puerta a la misma empresa para avanzar en un reclamo local por los atrasos tarifarios que podrían terminar pagando todos los usuarios. 

A fines de la semana pasada EDEMSA publicó sus estados financieros y la situación es crítica: "Al cierre del presente período, los resultados acumulados negativos registrados por la Sociedad insumen más del 50% del capital y de las reservas. El artículo 206 de la Ley General de Sociedades establece la reducción obligatoria del capital cuando se presenta esta circunstancia en los estados financieros anuales. El Directorio se encuentra analizando las alternativas para revertir esta situación en el corto plazo", indica el informe sobre los estados financieros de la empresa. "La prolongación indefinida de un acuerdo con CAMMESA, y la demora en el reconocimiento de la totalidad los derechos tarifarios generarían una incertidumbre significativa que podría motivar una duda sustancial para el recupero de los activos no corrientes y el repago de la deuda con CAMMESA y por ende el desarrollo futuro de los negocios, bajo el principio contable de empresa en funcionamiento", aclaran. 

A pesar de que desde hace un año las tarifas subieron fuertemente en Mendoza, la empresa sigue sin ser sustentable. La crisis fue blanqueada en la reunión de directorio realizada también la semana pasada. Allí hubo un dato llamativo: los dos directores titulares por parte del Estado faltaron. No estuvieron ni Alejandro Neme, ni Sergio Marinelli. Sin embargo sí asistió una de las directoras suplentes, quien pidió información sobre algunos de los polémicos manejos financieros de esa empresa, como anticipos finacieros a distintas entidades, principalmente a Mutual América, y también las deudas a proveedores "no eléctricos". El Gobierno, aseguran, sigue de cerca el tema por temor a un posible vaciamiento o intento de financiamiento de otras actividades.

 

En la asamblea de accionistas se comprometieron a buscar una solución a la crisis. El foco estaba puesto en la deuda con Cammesa. Es que la empresa del grupo Vila - Manzano dejó de pagar por la electricidad que le vendían y se acumuló un pasivo enorme. La excusa fue el atraso tarifario y en particular el "Plan de Convergencia" que implementó el gobierno anterior y que obligaba a congelar las tarifas. Pues ahora desde la Nación le dieron "la razón". El artículo 15 del Presupuesto busca compensar a las empresas eléctricas por los "ingresos no percibidos" por ese congelamiento de tarifas. Si el Presupuesto se aprueba así, las empresas deben sacar cuentas para verificar ese monto y serán resarcidas. El mecanismo para "pagarles" es achicar la deuda que tienen con Cammesa, pudiendo llegar a la condonación total.

 

Un alerta para los usuarios

En Mendoza ocurre algo particular. EDEMSA reclamaba lo mismo por la falta de actualización del Valor Agregado de Distribución (la parte "provincial" de la tarifa). Francisco Pérez firmó un decreto antes de dejar el Gobierno reconociendo esa deuda (al igual que ahora hace la Nación) por "ingresos no percibidos" entre el 1 de agosto de 2013 al 31 de diciembre de 2015. que deberían pagar los usuarios en las boletas.  La medida no se ejecutó porque dos usuarios presentaron un recurso en la Corte. No se trata de usuarios comunes: son Martín Kerchner, actual ministro de Hacienda, y Néstor Parés, presidente de la Cámara de Diputados. La decisión nacional podría influir para que avance el cobro de esas "diferencias", que superan los 1000 millones de pesos, según los cálculos que hacían en Hacienda. 

EDEMSA comenzó a pagar este año por la electricidad que compra, pero dejó colgada la deuda para negociar un plan de pagos. Al parecer la salida será mucho más beneficiosa para la empresa. Así lo determina el proyecto de Presupuesto, por el cual la empresa privada podría no pagar nada.

Igualmente la crisis sigue vigente. "Al cierre del período, los pasivos corrientes excedían a los activos corrientes en miles de $ 1.312.427. La Dirección de la Sociedad se encuentra definiendo e implementando un plan de acción para revertir estas circunstancias... Estas circunstancias, junto con otras cuestiones indican la existencia de una incertidumbre significativa que puede generar duda sustancial sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento", repite el informe de la consultora PWC para Edemsa.

Por: Pablo Icardi

Fuente: http://www.mdzol.com/

 

 

Volver