India es el tercer país a nivel mundial más contaminante. Su compromiso en el acuerdo de París es llegar a consumir un 40% de energías renovables para el año 2030.

 

Un objetivo muy ambicioso que chocaba con el desarrollo del país y la mejora en la vida de millones de pobres.


Pero el 9 de mayo ocurrió algo que debemos celebrar, en la subasta eléctrica del estado de Rajastán, el precio de la energía solar descendió un 40%, una reducción histórica. Phelan Energy y Avaada Power ofertaron la energía solar a 0.037€ el kilovatio hora, superando a la anterior mejor oferta de 0.06€ por kWh allá por el mes de febrero.

Y es que no se conforman con lo firmado en Paris, India ya apunta al 57% de energías renovables para 2017. Un golpe casi mortal a la generación eléctrica con carbón.

El éxito de las energías renovables en la India, se debe en gran parte a la inversión extranjera. Las grandes multinacionales confían en un país donde su primer ministro y su ministro de energía hablan todos los días de la importancia de las energías limpias para su país.

Desarrollo y conservación del medio ambiente pueden caminar juntos.

Fuente: ecoinventos.com

Volver