AMENAZA DE IMPORTACIÓN DEL CRUDO

Productoras y refinadoras disputan por las exportaciones.

Por María del Valle Agüero*. Jueves 27 de agosto de 2020.-

El aumento de las exportaciones petroleras ocasionó un polémico debate entre refinerías y productoras no integradas, ante el incremento de pedidos fuera del país, donde algunas empresas denunciaron escasez en el mercado interno del crudo que las obligaría a importar. Mientras tanto, el Upstream refutó tales aseveraciones, afirmando que las exportaciones acatan los volúmenes concertados con el Gobierno y que hay reservas suficientes en todas las terminales.

El cruce de entredichos remarca las diferencias que hay entre sí con denuncias por desabastecimiento de un lado y afirmaciones del otro, que confirma que la cantidad de petróleo que posee el país es suficiente; a todo esto, el Estado que es el encargado de hacer cumplir el abastecimiento en el sector de refinados, no ha emitido opinión al respecto. Algunas consultoras alegan que los importes existentes de surtidor no cubren los precios del barril criollo, de US$45. Es por esto que las refinerías señalan que están en un escenario complejo de provisión de crudo, teniendo en cuenta, según las empresas, que los valores de los combustibles están atrasados en un 15%, aproximadamente, comparándolo con el valor de paridad de importación y 10% en comparación con el de paridad de exportación (Télam).Aunque hay productoras que admiten que no hay carencia de hidrocarburos en las terminales, pero aceptan que deben reacomodar los importes de surtidor. Las refinerías advierten que las firmas petroleras priorizan la exportación, lo cual no es descabellado a la hora de analizar la brecha en la balanza de hidrocarburos. De hecho, los costos de paridad de exportación son menores a los US$45 que paga el mercado local, cuyo monto ronda los US$40 y US$41, respectivamente. En cifras reales, las refinadoras indican que se ven exigidas a adquirir el crudo a US$45 por barril. Esto precisan la empresas, y alegan que la comercialización de combustibles está a un precio similar a los US$ 35, lo cual “es una desventaja estructural, excepto que los precios de surtidor aumenten un 20%". Sin embargo, para poder solventar paridad de exportación de petróleo, debería subir, siempre en la opinión de las empresas, el valor de crudo como mínimo en un 10%. Teniendo en cuenta que la Ley de Hidrocarburos instituye proveer de petróleo al mercado interno, muchas compañías creen que los productores exportan más de lo que requiere dicho mercado. Esto crea un grave conflicto que podría detener dichas instalaciones por la disminución de hidrocarburos para su tratamiento en el breve plazo. Respectivamente, el CEO Sergio Affronti asintió que YPF necesita ajustar sus costos, la cual posee el 55% del mercado del despacho de combustible. No obstante investigan la aplicación de un aumento y su efecto económico. Por su parte, Guillermo Nielsen- Presidente de YPF- expresó que los montos poseen atrasos significativos y que "Peor que la nafta cara es que no haya nafta".Hay que tener en cuenta que, Axxion e YPF producen su petróleo. Pero algunas refinerías no integradas, como Raízen y Trafigura, compran el barril y no producen el propio. La idea de exportar comenzó en un tiempo previo a la pandemia, en que el gasto local de combustibles era de un 60%. Actualmente, el mismo porcentaje permanece, aun cuando la demanda local no es la misma que cuando se frenaron las actividades, teniendo en cuenta que no hay más reservas de combustible como cuando se detuvo la actividad y que la demanda local se está recobrando. Las productoras afirman que estas exportaciones se hicieron con permisos provenientes de la Secretaría de Energía, y aseveran que no existe motivo para detenerlas ya que son primordiales para activar este punto y mantener este tipo de acción, en un período enmarañado por la pandemia mundial. La situación creó ciertas incongruencias: que las refinerías requieran autorización para importar crudo liviano y así imposibilitar desabastecimiento alguno. De esta manera, la empresa Trafigura (corporación que adquirió la porción de una petrolera con activos en Argentina), solicitó a la Secretaría de Energía permiso para importar nafta y gasoil, aun no aprobado. El contexto será complejo para septiembre, más que nada para el racionamiento de asfaltos y barcos. Por otro lado, el combustible no sube desde el pasado diciembre y las refinerías expresaban que los importes estaban atrasados. En ese momento Nielsen intentó aprovechar un alza en ese mismo mes y el gobierno no lo permitió, lo cual además muestra que no es homogénea ni de línea recta la política actual, respecto de este ítem. Durante abril, el impuesto a los combustibles subió un 30%, pero no llegó a los surtidores, de lo contrario, el aumento del 5% en su precio hubiese sido un hecho. En este momento la devaluación es de 18,2% y el 30% , y la inflación es 17,6% , según datosmacro.com , con lo cual el panorama de cotizaciones internas del crudo sufre el remesón de incertidumbre, propio de una economía en pandemia. Vale destacar que algunos sectores de este mercado no están del todo regulados por el Estado (como electricidad y gas), pero el Gobierno incide sobre todo el mercado y sobre el total por medio de YPF lo que en alguna medida conecta la actualidad con el proceso de liberalización con el anterior gobierno.

Según las productoras, todas las exportaciones fueron ejecutadas con la aprobación de la Secretaría de Energía de la Nación. Según las productoras esto demuestra que la ley de abastecimiento se cumple y que hay reservas. En cuanto a la imputación por desabastecimiento, aseguran que hay crudo suficiente y dicen que es una estrategia para forzar aumentos. Ahora que el costo local es similar al internacional, el primer interrogante es cómo justificar un ajuste. Y aunque todos los protagonistas del sector incurren en lo mismo, lo cierto es que las refinadoras no integradas sufren dicha demora y señalan que adquirir el crudo a U$S45 supone una venta a menos de U$S40. Recordemos que la enorme trader transnacional Trafigura adquirió Pampa Energía, quienes trabajan con combustible líquido. Además de pasar a operar Pampa Energy. Trafigura posee el 49.6 por ciento de Puma Energy, una compañía petrolera global integrada de midstream y downstream que opera en 48 países. Puma Energy tiene una red global de más de 3.000 estaciones de servicios minoristas. En diciembre de 2017, Trafigura líder del mercado en la industria mundial de commodities, anunció la firma de un acuerdo de compra y venta de los principales activos de dowstream de Pampa Energía SA ("Pampa"). Estos activos incluyen más de 250 estaciones de servicios, la refinería Ricardo Elicabe (BBR) ubicada en Bahía Blanca, una fábrica de lubricantes, y una terminal de almacenamiento y despacho de combustibles en Caleta Paula, en la provincia de Santa Cruz, que sirve a la región sur de Argentina. Tanto las petroleras extranjeras como las porciones privadas de YPF, que equivalen a casi un 50%, persuaden al mercado interno a unirse al internacional. De este modo, el Estado argentino pagaría el barril criollo a un valor mucho más alto. Cabe aclarar que algunas firmas, como la compañía que menciono en el anterior párrafo, Trafigura, podrán importar más combustible líquido para sus 250 estaciones de servicios. En tanto que YPF ostenta aproximadamente 1500 surtidores, siendo la mayor en el mercado del dowstream, es necesario recordar que sus acciones juegan en las bolsas internacionales y que el 49 % de ellas son privadas. En conclusión, si bien ambos grupos continúan especulando con el petróleo y los combustibles líquidos y derivados, son los usuarios o consumidores comunes los que dan uso a estos combustibles y los que realmente deberían ser beneficiados a través de las políticas públicas. Es hora de plantear la necesidad de que los combustibles líquidos también sean declarados, bienes públicos esenciales y un derecho de los ciudadanos.

APORTES:


* Mavi Agüero Argüello* escribe para Gensur.org

www.lanacion.com.ar
servicios.infoleg.gob.ar/
www.baenegocios.com
www.lapolitica.com
www.cronista.com