Julio Acosta: «Estamos en el medio de un proceso de ajuste»

Entrevista a Julio Acosta, secretario adjunto de la FeTERA (Federación de Trabajadores de la Energía) y secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de La Pampa.


¿Cual es la situación de los trabajadores en la Argentina en este año particular?


Julio Acosta: Nosotros consideramos desde la FeTERA y desde la CTA Autónoma que estamos en el medio de un proceso de ajuste sobre los trabajadores y trabajadoras. Esto se demuestra en que veníamos de una crisis muy prolongada, con recesión y con alta inflación, donde la pérdida del poder adquisitivo de los salarios era muy alta. Cuando asumió este gobierno tomó algunas medidas que parecían o intentaban resolver los efectos de la crisis sobre los que menos tenían, como el tema del auxilio para los que menos tienen, fundamentalmente el tema del hambre, pero también en el mes de enero, aún sin pandemia, tomo dos medias que nos preocuparon muchísimo a todos los trabajadores en términos generales. Una fue el congelamiento de las paritarias y la otorgación de sumas fijas y la otra fue la eliminación de la fórmula de actualización de la movilidad jubilatoria y la otorgación de sumas fijas. La clase obrera sabe perfectamente bien que la suma fija lo que implica es ajuste sobre los salarios porque lo que no suben son los básicos de convenio o estatuto. Es una ingeniería de ajuste que viene aplicándose desde hace décadas sobre el movimiento obrero. 


Con la pandemia esta situación se agravó, este escenario de recesión e inflación, o sea de estanflación, con el tema del COVID se profundizó esta crisis. Hemos visto agravados algunos parámetros que son importantes y que demuestran que esta crisis la estamos pagando los trabajadores y trabajadoras. En primer lugar porque ha crecido el desempleo, con incremento de despidos en los últimos meses y en segundo lugar con el aumento de la precarización y la flexibilización laboral. Hemos visto con asombro como organizaciones sindicales que deberían defender los derechos de los trabajadores -aún con el decreto anti despidos- permitían y negociaban estos despidos y aún con un derecho constitucional de que el salario no se puede tocar, aceptaban disminución en los salarios. Esto es una demostración muy clara de que esta crisis no ha cesado de descargarse sobre la clase obrera.

¿Cómo se da la lucha del movimiento obrero organizado en este particular contexto de pandemia?


Es muy difícil darlo, porque todos los trabajadores hubiéramos querido movilizar en contra del reconocimiento de una deuda externa que se contrajo en los últimos años pero viene con anterioridad, de arrastre, es una deuda totalmente ilegítima e ilegal, que es odiosa y que fundamentalmente en estos últimos cuatro años se endeudo a nuestro país para financiar la campaña de un gobierno neoliberal. Otra cuestión por la que hubiéramos querido ganar la calle y no pudimos por la pandemia es el tema de Vicentín, que lo consideramos como una verdadera estafa al Estado argentino, además de a algunos productores privados y que vamos a tener que solventar el conjunto de la sociedad. Lo mismo ocurrió con otra oportunidad que tuvo este gobierno para empezar otro rumbo, que es una oportunidad que hasta ahora ha sido desperdiciada, que es la de nacionalizar o provincializar Edesur. Nosotros en este sentido como sector de la energía y en particular de la electricidad, planteamos que hay que recuperar las empresas públicas y que los servicios esenciales deben estar en mano de los Estados nacionales o provinciales o deben estar en mano de las cooperativas, según convenga a los intereses soberanos que como nación tendríamos que tener pero no tenemos porque mayoritariamente todas estas empresas de los servicios esenciales están en manos de las multinacionales. También hubiéramos querido tomar la calle por las luchas salariales y en contra de los despidos pero es un obstáculo fundamental esto de la pandemia. Creo que ni bien pasen los efectos de la pandemia el pueblo argentino y la clase trabajadora no va a aceptar más ajuste. 


El gobierno congelo tarifas hasta fin de año pero ya es un secreto a voces que a partir de 2021 se va a plantear nuevamente el aumento tarifario, ¿cómo ven esta cuestión?


Mientras exista el modelo de privatizaciones va a haber una puja interminable en la que siempre ganan los propietarios de estas empresas multinacionales que buscan incrementar su tasa de ganancia y que haya aumento desmedidos en las tarifas. Mientras no se cambie este modelo, mientras no discutamos la propiedad de los servicios públicos los usuarios -los clientes para este modelo- vamos a seguir perdiendo. La lógica del capital es la búsqueda extraordinaria de la ganancia y la concentración de la riqueza. Esto lo hemos visto en estos últimos cuatro años donde las tarifas del sector eléctrico han recibido un aumento desmesurado arriba del 1.000 por ciento en la electricidad, 2.000 por ciento en el gas, por citar algunos ejemplos, mientras que los salarios tuvieron una recomposición de 210 por ciento en promedio en nuestro país y la inflación estuvo arriba del 300 por ciento. Por lo que los trabajadores transferimos mucha riqueza de nuestros bolsillos a  manos de los operadores de las empresas de los servicios esenciales. Que deben ser recuperados para tener soberanía y decidir qué, para quién y cómo producirlo. 

Fuente: Prensa FeTERA